Make your own free website on Tripod.com

Cómo Depender y Estar En Armonía Con Cristo

 

El Legado De Mi “Nonna” Simona

 

Por

 

Alexandra Porter, Ph. D.

 

Conferencia

El 15 de julio de 2003

 

 

¡Buenas tardes a todos!  Bienvenidos a la segunda parte de “Cómo Depender y Estar En Armonía Con Cristo”.

 

Antes de que empiece esta conferencia, centrémonos.  Siéntense cómodamente en sus sillas, relajasen por un momento y tomen la actitud de que están en la presencia de Diosito. 

 

¡Muy bien! Permítanme abrir esta conferencia con una oración. 

 

Madre – Padre Dios, Le pedimos que nos deje encontrar el consuelo y la paz mental en el contenido de esta conferencia informativa. 

 

Por favor, únanse conmigo ahora, en la Oración del Padre Nuestro.  Padre Nuestro, que estáis en los cielos…

 

Ahora terminaremos este período de dar gracias con una concentración en "Liberación del pasado."

 

¡Excelente!  Muchísimas gracias.  

 

* * * * *

 

El contenido de esta conferencia viene de mis  investigaciones profundas en el área de la Salud y los Servicios Humanos.  El tema de la descendencia de nuestra familia se presentará, cuando éste se relacione con nuestros hábitos y conductas prevalecientes.  Esta conferencia les ayudará a contestar la pregunta: “¿Cómo puedo librarme del pasado?”  En este respecto, ideas innovadoras se presentarán para explorar la pregunta: “¿Qué clase de legado estoy dejando a mis descendientes?”  También está incluida, una explicación breve de “Cómo Depender y Estar En Armonía Con Cristo,” el cual es el título de la serie de estas conferencias.    

 

* * * * *

 

Los estudios científicos nos muestran que tenemos la tendencia de producir lo que somos.  Tendemos a crear condiciones que son propicias para ciertos comportamientos, conducta moral y/o modelos de desarmonía interna.  En muchas diferentes palabras, métodos y modelos conceptuales, nuestros científicos nos están diciendo que los alcohólicos tienden a producir alcohólicos y las personas que participan y viven con hábitos abusivos tienen una propensión más alta para tener hijos con esos mismos hábitos abusivos.  Esto también quiere decir que padres con una baja autoestima son candidatos excelentes para producir niños que tendrán baja autoestima y las personas negativas también estarán propensas a engendrar personas negativas.  De la misma manera, hay un grado, muy alto, de posibilidad que una persona que es amable con los animales o uno que da servicio a la humanidad, amorosamente, puede haber heredado esos rasgos característicos de sus padres; también. 

 

En las obras literarias de Max Heindel, él dice:

 

“Cuanto más pura era la genealogía (en ese sentido), mayor era el poder del Espíritu de Raza, y más fuertes eran los lazos que ligaban al individuo a la tribu, porque la fuerza vital del hombre está en su sangre.  La memoria está íntimamente relacionada con la sangre, que es la más alta expresión del cuerpo vital.

 

“El cerebro y el sistema nervioso son las más elevadas expresiones del cuerpo de deseos. Evocan escenas del mundo externo, pero al imaginar algo, la sangre aporta el material para esas escenas; por lo tanto, cuando el pensamiento está en actividad, la sangre fluye a la cabeza.

 

“Cuando la misma corriente de sangre sin mezcla fluye en las venas de una familia durante generaciones, las mismas imágenes mentales hechas por el bisabuelo, abuelo y padre son reproducidas en el hijo por el Espíritu de Familia que vive en la hemoglobina de la sangre. El hijo se ve a sí mismo como la continuación de una larga línea de antecesores, quienes viven en él.  Ve todos los sucesos de las vidas pasadas de la familia como si él hubiera estado presente, no comprendiendo, por lo tanto, que él es un Ego.  No es él simplemente "David", sino "el hijo de Abraham"; no "José" sino "el hijo de David."

 

“Por medio de esta sangre común, se dice que los hombres vivían durante muchas generaciones, porque a través de la sangre sus descendientes tenían acceso a la memoria de la Naturaleza , en la que se conservaban esos recuerdos.”  [El Concepto Rosacruz Del Cosmos, p. 302-302]

 

Algunos de ustedes, aquí hoy, pueden tener situaciones no deseadas, prevalecientes en la familia durante varias generaciones.  Quizás algunos de ustedes no tienen un gran ejemplo en la descendencia de su familia.  Tal vez sus padres no fueron criados por personas temerosas de Diosito.  También podría ser posible que todo lo que vieron cuando estaban creciendo era: adicción de alcohol, de droga o de comida; abuso (físico o mental); violación de las leyes; problema con las autoridades; descuido; relaciones abusivas; pobreza; pereza o carencia de amor y caliento humano.  Muy a menudo, una persona puede mirar hacia su familia y ver el problema, muy claramente, en uno de los padres, uno de los abuelos, una tía o un tío.  Esto no quiere decir que debemos estar culpando el pasado.  Ni tampoco indica que podemos utilizar lo que encontremos como una excusa del comportamiento prevaleciente.  Lo que estoy diciendo es que necesitamos estudiarnos para reconocer lo que está pasando.  Hoy usted es parte de una nueva generación, así que puede ser el llamado a invertir esa condición física o emocional, ese modelo de desarmonía o esa conducta moral o espiritual.  En fin, usted puede ser la persona adecuada para proporcionar un rayo de esperanza a sus hijos.   

 

En mis experiencias con relaciones humanas, he descubierto que la mayoría de las personas tiende ver estas condiciones como uno de los demonios de la familia, un castigo de Diosito, una peculiaridad mental dentro de su familia o un funcionamiento defectuoso genético.  Sin importar cuál sea la razón, aceptan estas condiciones y para dar abasto desarrollan mecanismos, silenciosamente, por temor, en parte, de no ser queridos o aceptados por los otros.  Es tan fácil ser pasivo y decir:  

 

v       “Mi padre tenia mal genio y siempre estaba de mal humor.  Es por eso que yo soy impetuoso.”  O,

 

v       “Pues, de ésta es la misma manera que era mi madre.”  O,  

 

v       “Mi tío fue un alcohólico toda su vida; al igual que mi hermana.”  

 

Una vez, un cliente me dijo cómo empezó a tener unos dolores de pecho, muy persistentes.  Después de su descripción, me dijo, “Fíjese Alexandra; yo siempre sospeché que tendría este dolor de pecho porque mi madre lo tenía, mi abuelo lo tenía y mi hermano mayor lo tenia.  Este tipo de dolor de pecho ha estado en mi familia desde lo más lejano que puedo recordar.” 

 

Sin ninguna duda, hay algunas personas en esta audiencia que se están identificando con este hombre.  En este momento ustedes probablemente se están diciendo, "Si, sé lo que él quiere decir; yo tengo una historia familiar similar de dolores de cabeza, [u otra cosa].”  Pues, es verdad que muy a menudo podemos mirar atrás y verlo en alguna parte a lo largo de nuestros parientes sanguíneos.  Sin embargo, si la verdad fuese conocida, ¿podrá ser posible que estas personas, más o menos, habían decidido aceptar estos problemas y resolvieron en sus mentes vivir con los mismos para el resto de sus vidas?  En el caso de este hombre, es obvio que él ya había planeado tener aquellos persistentes dolores de pecho.

 

Si ustedes se quedan pasivos y solamente aprenden a aceptarlo, todo lo que van a hacer es pasar el asunto adelante a la próxima generación.  Yo les doy un reto y los invito a que examinen sus vidas y miren las áreas dónde constantemente se esfuerzan.  Una grande clave sería cuando se encuentren diciendo:  

 

v       “¿Por qué no puedo superar este presentimiento de cólera?”   

 

v       “¿Por qué siempre me encuentro en estas relaciones abusivas?”   

 

v       “¿Por qué continúo teniendo estos dolores de cabeza, migraña?”

 

v       “¿Por qué no puedo soltar esta adicción a [la comida, droga o alcohol]?”

 

v       “¿Por qué sufro de tanto miedo o de tanta preocupación?"   

 

Si cualquiera de ustedes se puede identificar con estas declaraciones, es tiempo de ponerle un alto.  Es tiempo de pararse firme en los dos pies, de examinar esos asuntos y tomar autoridad sobre ellos.  Muchas veces, éstos han sido pasados adelante, hacia usted, desde muchas generaciones atrás.  Si usted fuese a rastrear  su árbol genealógico y ve una línea larga de alcoholismo y adicciones, significa que tiene que estar en guardia, especialmente sobre esas áreas.  Si la intención es resolver estos misterios familiares, no sólo se siente y se eche para atrás y diga, “¡Pues, así es, justamente, cómo es mi familia!” 

 

En estos casos, las escrituras en Apocalipsis 12:11 nos muestra como proceder.  Esta dice: “Y ellos le han vencido por medio de la sangre del cordero y de la palabra del testimonio de ellos; ...”  Esto me dice que nuestra actitud debe ser diferente y necesitamos empezar hablando diferente.  Debemos empezar diciendo cosas como, “Viviré bajo la iluminación y bendiciones de Dios.”   

 

Para aquellos de usted quiénes leen la Biblia , podrían recordar que la descendencia de la familia era tomada más en serio en la Biblia que lo que nosotros hacemos hoy en día.  Muchas veces las escrituras de la Biblia no sólo nos dice de dónde es una persona pero nos dará la descendencia de su familia entera.  Podrían haber encontrado interesante, así como yo, como tán a menudo, en la Biblia , oraban al Dios de Abraham, al Dios de Isaac y al Dios de Jacob.  Lo que ellos estaban haciendo era recordándole a Diosito quién había llegado antes de ellos.  Ellos estaban diciendo,  

 

v       “¿Señor, recuerda usted a mi antepasado Abraham y cuánto él lo amó?”   

 

v       “¿Señor, recuerda usted a Isaac y a mi más lejano bisabuelo Jacob?”   

 

v       “¿Señor, recuerda cómo mis antepasados le sirvieron e hicieron su mejor para usted?”   

 

Dentro de esta manera de pensar, una vez, un cliente me dijo, “Alexandra, cuando yo miro mi árbol genealógico todo lo que veo es un manojo de lunáticos.”   

 

Otro cliente me dijo, “Alexandra, yo no quiero recordarle a Dios de los pleitos malévolos de mi familia y las pobres opciones que ellos han tomado en esta vida.”   

 

Pues,  yo les digo a ustedes, como le he dicho a estos clientes, no se desilusionen.  Todavía pueden hacer una diferencia.  Pregúntese por qué la condición prevaleciente tiene que continuar.  Yo, personalmente,  conozco personas que se criaron en ambientes muy abusivo, entre adicción de droga y alcohol y en la pobreza; en mi humilde opinión no era justo.  Algunas de estas personas tomaron opciones fructíferas y otras no.  En estas situaciones, uno sólo tiene dos opciones; puede viajar por ese mismo camino, o puede tomar una mejor decisión.  Si usted viaja por el mismo camino, puede vivir negativo, amargo y enfadado o simplemente puede perpetuar el mismo ambiente.  Mientras, por el otro lado, puede tomar una mejor decisión y escoger caminar a lo largo de la senda de Luz y verá que las cosas empezarán a dar la vuelta.   

 

Si usted se identifica con esto, yo le sugiero sublevarse y hacer algo sobre su situación.  Pienso que sería una vergüenza perpetuar estas condiciones cuando usted puede ser el que ponga fin a las mismas.  Para empezar debe pararle los pies y decir:  

 

v       “¿Sabe que?  Rehúso pasar el fardo.  El fardo se detiene aquí.”   

 

v       “Me niego a vivir con cualquier tribulación interminable que pueda pasarse adelante a mis hijos, nietos o biznietos.”

 

v       “¡NO! Esta condición de adicción no va a continuar con mis hijos y mis nietos.”   

 

v       “Me niego a vivir en este ambiente abusivo.”   

 

Eso fue, exactamente, lo que hizo mi abuela.  Sus padres eran personas muy buenas quienes estaban al tanto de Dios y de la espiritualidad.  Añoraban un sueño de la verdad espiritual en sus vidas y tenían una visión personal que consistía en guardar para los malos tiempos y ser amable y cariñoso con los otros.  Todos ellos eran personas pobres, haciendo el todo lo posible dentro de su sociedad y sólo tratando de sobrevivir.  Sin embargo, un día, a la edad de trece años, mi abuela tomó una decisión, deliberadamente, que su familia nunca experimentaría el fracaso en el que sus padres habían sido criados.  Dentro de este marco de humor decidió que sus niños nunca irían al colegio con pantalones rotos, hoyos en sus zapatos y con nada para comer; las mismas experiencias que sus padres habían pasado.  Luego decidió buscar una mejor vida y empezó a rezar, pidiéndole a Diosito que le diese una señal. 

 

Encontró su respuesta revisando el fondo de las raíces de su familia.  En su árbol genealógico amor y caliento humano abundaba.  La educación era un dado y los niños contribuían con el coste del aprendizaje.  También descubrió que la intensidad de la derrota, la pobreza y la carencia había sido pasada de generación a generación.  En esta pequeña investigación, notó que cada uno de sus tíos y tías tenían familias grandes y que ella también tenía 10 hermanos.  Después de examinar cada familia, se dio cuenta que dentro de ellos había más mujeres que hombres.  Se dio cuenta que ganar un sueldo era muy importante; sin embargo, ninguna de las mujeres en su familia trabajaba por un sueldo dentro, o, fuera de la casa.  Sabía, entonces, que podría cambiar el estilo de vida que estaba llevando a cabo.  También sabía que podría librarse de esa vida.  Aún más importante, sentía que era la responsabilidad de ella romper el patrón que se había estado pasando de una generación hacia otra.   

 

Cuando su padre murió, mi abuela estaba en la universidad.  Fue entonces cuando ella tomó menos cursos en la universidad y trabajó en una fábrica 8 horas por día, donde ganaba quince (15) centavo por hora.  El sueldo que recibía de la factoría era un medio de suplir el coste de su educación.  Más tarde, cuando terminó la universidad, se casó y tuvo sus propios niños, todas sus seis hijas fueron educadas para ganar un sueldo dentro o fuera de sus casas. 

 

Mis amigos, ustedes pueden hacer lo mismo.  Sin considerar la condición que puedan encontrar, ustedes pueden hacer la misma cosa.  No continúen pasando esa ausencia de Luz.  ¡Cada uno de nosotros puede hacer la misma cosa! 

 

Créalo o no, cada uno de nosotros puede realizar el estudio de su propia familia.  El método para utilizar es similar al que usa la profesión médica.  Es justamente como cuando vamos a nuestro médico y ellos nos piden la historia médica de nuestra familia.  En este empeño nos hacen preguntas como:  

 

v       “¿Ha tenido usted algún tipo de cáncer en su familia?”   

 

v       “¿Hay una historia de 'esta enfermedad' o 'aquella enfermedad' en cualquier miembro de su familia?”

 

v       “¿Sabe usted de alguien que haya tenido enfermedad del pulmón en su familia?”    

 

Nos hacen este tipo de preguntas porque la profesión médica sabe que esas condiciones físicas y mentales pueden pasarse de una generación a otra.  De la misma manera, podemos pasar adelante  una serie de problemas a nuestros hijos, con los cuales ellos tendrán que batallar en el futuro.  

 

Un examen más íntimo de estos estudios nos dirá, aunque nos demos cuenta de eso o no, que cada uno de nosotros ha sido afectado por esos hábitos que estamos luchando, hábitos como: el abuso de sí mismo, relaciones abusivas, la adicción en áreas en que hemos sido tentados, etc.,   

 

Antes de comenzar la tarea de librarse del pasado, háganse estas preguntas:  

 

v       “¿Qué le estoy pasando a mis hijos?”   

 

v       “¿Estoy dejando codicia, egoísmo, derrota, falta de respeto para la autoridad, o relaciones abusivas crónicas?”   

 

v       “¿Qué tipo de legado les estoy dejando?”  

 

v       “¿Estoy dejando un legado de Fe?” 

 

v       “¿Estoy mostrando cómo dar y ayudar a otros?”

 

v       “¿Estoy mostrando a otros cómo hacer una diferencia en este mundo?”   

 

v       “¿Estoy dejando un legado a mis hijos de una vida de servicio amoroso a la humanidad?”  

 

Una clara señal pudiese ser evidente, si, a menudo, se encuentra diciendo:

 

v       “No puedo conseguir un adelanto.”   

 

v       “Muchos miembros de mi familia han tenido que luchar con la misma afición.”   

 

v       “Yo siempre he sido como mi padre, mi madre, etc.”   

 

[Hay una pregunta de la audiencia] - Sí, dígame, lo escucho.

 

Un caballero en la audiencia dijo: “Alexandra, si ésta es mi vida, a favor de mi crecimiento debo vivirla como yo quiera.”

 

Pues, si, hasta cierto punto eso es verdad.  Sin embargo, si, a la misma vez, nuestra intención fuese ayudar a promover una movilidad ascendente para nuestros descendientes, ésa sería una manera muy egoísta de pensar.

 

Señor, en realidad, la vida que usted está realizando no es sólo su vida.  Sus decisiones afectan a las personas a su alrededor.  Usted puede pensar que está de acuerdo vivir en una hogar dónde hay una falta de amor.  Puede pensar que está de acuerdo vivir en un lugar dónde se sienta muy negativo, derrotado y lleno de piedad de sí mismo, todo el tiempo.  Sin embargo, esas opciones están afectando aquellos a su alrededor.  Usted puede pensar que está de acuerdo ser rudo con otros, llegar tarde al trabajo, serle infiel a su pareja, pasarle por encima a los otros y abusar de sus líneas de autoridad, trabarse en el rencoroso deleite malévolo en los infortunios de otros o contaminar su mente con la práctica de conducta inmoral clandestina.  Puede pensar que estos actos sólo se relacionan con usted, pero, tarde o temprano, cada una de ellos afectará las personas a su alrededor.  

 

En Deuteronomio [30:19] la escritura dice, “A los Cielo y a la Tierra llamo por testigo hoy contra vosotros,  que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues,  la vida, para que vivas tú [padres] y tu descendencia [hijos, nietos, etc.].”  Este pasaje esta diciendo que las opciones que usted toma no sólo lo afecta a usted; estos afectan a cada prole así como cada descendiente en su vida.  Por lo tanto, pensar en términos referentes a nuestro legado es de gran importancia.    

 

Se fijan, nos están vigilando dondequiera que vamos.  Nos miran en la oficina, en el centro comercial, en el campo del béisbol o en nuestro hogar.  Otras personas lo están mirando, sobre todo sus hijos.  Sin tener en cuenta sus edades, ellos registran siempre todo lo que usted hace.  Sus hijos son como una cámara de video humana y siempre están en el modo del registro; listos para encender el botón de la repetición.  Ellos aprenden más de lo que usted hace que de lo que usted dice.   

 

Cuando sean tentados a comprometerse y simplemente sacar la manera fácil, yo los desafío a pensar en términos referentes al legado de su familia.  Sepan que en cada opción que tomen están haciendo las cosas diferente y quizás un poco más fácil para aquellos que vienen detrás de ustedes.  Cada vez que resisten la tentación, cada vez que se niegan a pasar por alto sus malhechos, cada vez que corrigen sus faltas y hacen la restitución apropiada, están haciendo una inversión en su futuro.  En esos momentos, están sembrando una semilla para aquellos que vienen detrás de ustedes.   

 

Nuestros hijos y las otras personas significantes en nuestras vidas pueden oír que damos la charla; pero ellos realmente necesitan vernos pasear el camino.  Si somos desaseados y se nos olvida nuestra buena conducta moral, si somos tramposos con los fondos o ímprobos con la propiedad de otros, si no mantenemos nuestra palabra a nuestro compañero o nuestros hijos, la gente NO va a caminar a lo largo de nuestro camino; porque ellos no querrán seguir nuestras Enseñanzas.   

 

En la pagina 48 del libro, La Filosofía Rosacruz en Preguntas y Respuestas Volumen I, Max Heindel dice:

 

“Cuando leemos en el quinto capítulo del Génesis que Adán vivió 900 años y que todos los patriarcas vivieron siglos, eso no significa realmente que las personas nombradas vivieran ellas mismas tan largo período de tiempo, sino que la sangre que corría en las venas fue transmitida directamente a sus descendientes y esa sangre contenía las imágenes de la familia, así como ahora contiene las imágenes de nuestras vidas individuales, porque la sangre es el archivo de todas las experiencias.  Y de esta manera los descendientes de las familias patriarcales se veían a sí mismos como Adán, Matusalén, etc.  Por supuesto, con el transcurso de los siglos, esas imágenes se debilitaban gradualmente y cuando la memoria de Adán se borró del todo de la sangre de sus descendientes directos se dice que Adán dejó de vivir.

 

“Conforme el hombre se fue individualizando más, tuvo que aprender a sostenerse sobre sus propias piernas sin ayuda del espíritu familiar.” 

 

Una vez mi abuela me lo explicó de esta manera; “Nosotros siempre estamos laborando hacia nuestro futuro y a la misma vez estamos afectando nuestro pasado.  Así  afectamos la reputación de aquellos que han ido antes de nosotros con las decisiones que tomemos hoy.  En cualquier decisión dada, tomamos a nuestro padre, madre, hijos o hijas con nosotros.  Cuando sea tentado, siempre recuerde que tiene a sus hijos e hijas [o hijos surrogate] en el lado derecho y a su madre y su padre [o padres surrogates] en el lado izquierdo.  Como ésos son los que serán afectados; nunca tomamos una opción exclusivamente.” 

 

En Éxodo 20, verso 5, las escrituras nos da una vislumbre de los afectados por nuestra iniquidad.  Este dice: “Porque yo soy Jehová, fuerte, celoso, que visito la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación…”.  El punto que yo quiero clavar, aquí, es que nuestras decisiones si afectan a otras personas.  Por favor no haga lo que va a ser más fácil para usted.  Piense en el legado de su futuro.  Piense en lo que afectará a sus hijos y a sus nietos.  Piense sobre cómo sus decisiones van a afectar los que están alrededor de usted.  Tal vez no podría tener el deseo de superarse por sí mismo.  Talvez no podría tener el deseo para clavar sus talones y convertirse en la persona de excelencia; pero hoy yo lo desafío.  ¡Hágalo!  Quizás, en esta vida, no esté interesado o motivado interiormente para hacer una diferencia, pero quizás sus hijos o sus nietos lo estén.  Hágalo por sus hijos o hijas.  Hágalo por su madre o padre.  Hágalo por el legado de su familia.   

 

Regresando a las obras de Max Heindel, en su libro, El Concepto Rosacruz Del Cosmos, nos dice lo siguiente:

 

“El ocultista puede encontrar fácilmente la contestación en la memoria de la Naturaleza. De esa fuente sabe que cuando el Ego buscó por vez primera el hacerse fuerte en el corazón, éste estaba estriado solo longitudinalmente lo mismo que cualquier otro músculo involuntario; pero conforme el Ego fue adquiriendo más y más dominio sobre el corazón, fueron desarrollándose gradualmente las fibras cruzadas. No son ni tan numerosas ni tan definidas como los músculos que están bajo el pleno dominio del cuerpo de deseos; pero, conforme los principios altruísticos de amor y fraternidad vayan vigorizándose, y cuando gradualmente sobrepasen a la razón, que está basada en el deseo, esas fibras transversales se irán haciendo más y más numerosas y más marcadas.

 

“Como indicamos anteriormente, el átomo-simiente del cuerpo denso está situado en el corazón, al que abandona al ocurrir la muerte. La obra activa del Ego está en la sangre. 

 

“Ahora bien, si exceptuamos a los pulmones, el corazón es el único órgano del cuerpo a través del cual pasa la sangre en cada ciclo.

 

“La sangre es la expresión más elevada del cuerpo vital, porque nutre a todo el organismo físico. Es también, en cierto sentido, el vehículo de la memoria subconsciente que está en contacto con la memoria de la Naturaleza , situada en la división más elevada de la Región Etérica. La sangre es la que lleva los recuerdos de la vida de los antecesores a los descendientes durante generaciones cuando es una sangre común, como la que se produce por la endogamia.

 

“Hay en la cabeza tres puntos, cada uno de los cuales es el asiento particular de cada uno de los tres aspectos del espíritu,... teniendo el segundo y tercer aspectos puntos de sostén secundarios.

 

“El cuerpo de deseos es la expresión pervertida del Ego.  Convierte la "individualidad" del espíritu en "egoísmo"(*).  La individualidad no busca lo suyo a expensas de los demás. El egoísmo busca la adquisición sin tener en cuenta a los demás.  El asiento del Espíritu Humano es primariamente la glándula pineal y secundariamente el cerebro y el sistema cerebro-espinal, que domina a los músculos voluntarios.”  [pp. 341-342]

 

Todo esto podría ser difícil al principio.  De hecho, durante nuestro intento podemos tener serias luchas a lo largo del camino porque nuestro bio-computador estará buscando la lógica detrás de lo que tememos, cual en muchos casos es el método apropiado y cristiano a seguir.  Algunos de ustedes están luchando hoy en día debido a cosas que sus padres han hecho.  Quizá no podría haber hecho nada sobre esto en el momento, pero hoy usted puede.  Si clavamos nuestros talones firme en la tierra, y empezamos a laborar en los problemas que vemos hoy en nuestras vidas, podemos hacerlo tanto más fácil para nuestros hijos, así como también para las generaciones futuras.   

 

Cualquiera puede llegar a un termino medio aquí y allí a fuerza de no perdonar, devolviendo la rudeza de otros o contando historias falsas de otros con intenciones enfermizas y motivos ulteriores; ésa es la salida fácil.  Es mucho más difícil llegar a, sostener y nutrir una relación cristiana y sosegada.  Para los que no tenemos una mente aguda, es muy difícil identificar nuestros recursos para hacer todo lo que nos sea posible, dentro de nuestro dominio. 

 

No es fácil perdonar velozmente para salvaguardar las paces con las personas que nos lastimaron, con quién ha sido injusto y con quién ha tomado medidas ilegales e inmorales contra nosotros.  Para muchas personas es tan difícil dejar de sujetar el dolor interior y la amargura interna que ha sido causada por los actos deliberados de otros.  Además, el comportamiento humano usual me dice que es difícil dejar nuestra manera para que otros puedan tener la suya o soltar la tendencia egoísta de nuestro cuerpo de deseos  para ser capaces de reconocer los actos impropios y los comportamientos lascivos de nuestra propia familia.  De la misma manera, es también tan difícil, si no más, captar la esencia espiritual del meollo del esquema de estos problemas. 

 

[Hay una pregunta de la audiencia] Sí, dígame, lo escucho.

 

El caballero en la audiencia dijo: “Entiendo todo perfectamente, hasta este punto, pero, Alexandra, qué pasa cuándo nuestras intenciones son buenas pero tomamos las opciones malas?”   

 

¡Esa es una pregunta excelente!  Me explico: 

 

Yo no estoy diciendo aquí que siempre tomaremos las opciones correctas o que siempre seremos perfectos.  Todos nosotros cometemos errores.  La diferencia entre un pecado y una iniquidad, sobre lo que decía la escritura de la Biblia , es la siguiente.  Un pecado es cualquier transgresión voluntaria que rompe, o infringe, un principio moral, así como también el descuido voluntariamente o deliberadamente del mismo.  Un pecado se comete cuando ponemos un acto en movimiento a base de tomar una mala opción.  Cuando esto sucede, si nos sentimos mal sobre el mismo, tendemos a decir, “Diosito, por favor perdóneme; la próxima vez, intentaré hacer mejor.”  Sin embargo, un pecado se convierte en una iniquidad cuando continuamos cometiendo el mismo pecado al poner la misma acción en movimiento.  Los hábitos infructuosos, adicciones, conducta abusiva y relaciones humanas irresolutas son todas iniquidades que pueden pasarse de una generación a otra.   

 

Tal vez la historia de Alfred Nóbel pueda derramar un poco de luz sobre este tema.  Permítanme detenerme aquí y contarles esta historia.  Este hombre fue el fundador del Premio de la Paz Nóbel.   Yo diría que la fundación del premio de la Paz Nóbel pueda servir interesante al dar contesta a su pregunta. 

 

El Químico sueco, Sr. Alfred Nóbel, inventó la dinamita junto con otros explosivos similares y muy poderosos.  Estos explosivos se usaron como armas durante la guerra y para otros propósitos muy dañinos.  Él se hizo una fortuna de esta invención; estoy hablando de millones y millones de dólares americanos. 

 

Un día su hermano se murió y los periódicos imprimieron su anuncio de muerte en lugar de su hermano.  En el obituario, lo describieron como el hombre que se hizo rico permitiendo a otros matar a las personas en volumen de números inauditos.  Al leer esas palabras en el anuncio de muerte, al Sr. Nóbel se le puso el corazón pesado de la tristeza, porque él realmente no quería ser conocido por eso.  Entonces, tomó su fortuna y creó el Premio de la Paz Nóbel.   Hasta esta fecha, ese premio todavía premia a las personas por hacer logros positivos que benefician la humanidad.   

 

En este respecto,  por todas partes de la Biblia , se nos dan ejemplos dónde Dios ha bendecido a las gentes debido a las opciones tomadas por sus padres o a las opciones tomadas por sus abuelos.  ¡Dice en Deuteronomio 7 verso 9, “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel  que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones.” 

 

Un buen ejemplo de esta promesa puede ser encontrado en los primeros tres capítulos de Josué, donde se describe la historia de Ra'-hab.  Ra'-hab era una ramera cuyo árbol genealógico mostraba una lista larga de iniquidad.  Si usted estudia las personas de Canaan, verá una lista de iniquidades que estaban pasando de una generación a la otra.  Sin embargo, un día Josué y las personas de Israel estaban a punto de atacar la ciudad de Jericó; donde habitaba Ra’-hab.  Como las escrituras nos dicen, Josué envió dos hombres para atisbar el terreno y los dos hombres terminaron necesitando un lugar para descansar.  Ra'-hab los trajo a su casa y los escondió de sus compatriotas.  En otros términos, ella tomó una posición al lado de lo que era correcto y puso esa acción en movimiento.  Ese día tomó la decisión que le iba a servir al Dios de Abraham, al Dios de Isaac y al Dios de Jacob.  Vemos en su simple acto de fe que no sólo fue ella y toda su familia ahorradas, pero también rompió el arquetipo que había arrastrado a su familia por tantas generaciones.   

 

Si usted tiene el corazón para hacer lo que es correcto y pone ese acto en movimiento, Diosito le va a mostrar misericordia a la descendencia de su familia.  Esto quiere decir que sus hijos y sus nietos pueden viajar por el mal camino y pueden salirse, un poco, de curso, pero debido a la vida que usted ha vivido, Diosito le mostrará misericordia a usted y a la descendencia de su familia.   

 

Por favor permítanme repetir.  Cuando nosotros cometemos una iniquidad y no tomamos medidas correctivas, nuestra iniquidad puede afectar tres o cuatro generaciones.  Sin embargo, cuando tomamos una decisión para hacer lo que es correcto, y ponemos ese acto en movimiento, Dios promete mostrarnos misericordia, hasta mil generaciones.   

 

Para cerrar, espero que hayan sido desafiados a salir fuera de la mediocridad.  Espero que esta conferencia, en sí misma, sea su llamado a la excelencia.  También espero que salgan de aquí, hoy, sabiendo que Diosito está en nuestro lado y que la liberación del pasado es algo que se puede alcanzar.

 

Hoy, en esta conferencia, hablé con ustedes sobre el legado que podemos estar dejándole a nuestros hijos.  También cubrí la importancia de librarnos de cada iniquidad y ponerle un alto a la posibilidad de que estos sean pasados adelante de una generación a la otra. 

 

Las cuatro partes del mensaje que les brindo son:

A.      Para lograr la tarea de soltar el pasado, debe estar dispuesto a clavar sus talones en la tierra y tomar una decisión que vivirá bajo las bendiciones de Diosito;

 

B.      Es una cosa muy poderosa poder mirar hacia atrás y decir, “Señor, mi familia le ha servido por varias generaciones”;

C.      Siempre recuerden que cada opción que ustedes tomen afecta aquellos a su alrededor. 

D.      En cualquier lucha que se puedan encontrar en su vida, si primero seleccionan ser parte del cambio, PUEDEN hacer una gran diferencia;

 

Yo verdaderamente creo que: si usted continua laborando lo más fuerte que pueda, si continua viajando esa milla adicional, si continua tomando las opciones correctas, un día alguien pueda estudiar los descendientes de su árbol genealógico.  Podrán estudiar varias generaciones de mediocridad antes de usted, pero cuando lleguen a su nombre podrán decir,  

 

v       “Esta es la persona que le dio la vuelta a este asunto.”   

 

v       “¡Si, aquí está él o ella!”   

 

v       “Aquí es donde ésta condición [la enfermedad física, las enfermedades mentales, problemas con la ley, desempleo crónico, pobreza, alcoholismo, algunas adicciones y relaciones abusivas crónicas] se detuvo y las bendiciones de su legado empezaron.”   

 

Yo sé que hoy estoy segando muchos beneficios debido a la manera que mis padres han vivido.  Mi abuela puso fin a mucha de la basura que estaba en el árbol genealógico de mi familia.  Cosas como la pobreza, derrota, carencia y fracaso.  Sé, por un hecho, que hoy mi vida es mucho más fácil porque mi abuela vivió una vida de integridad, una vida de ayudar a los otros y una vida de bondad.  Hoy nosotros hubiésemos estado bajo la misma iniquidad si ella no hubiese clavado sus pies en la tierra  y hecho algo sobre ésos asuntos. 

 

Ahora, mis hijos y yo podemos decir, muy orgullosamente,

 

v     “¿Señor recuerda usted mis antepasados y cómo le sirvieron? 

 

v     “Señor, en este día, nosotros estamos orando al Dios de mi "nonna" Simona.”   

 

En Amoroso Servicio,

Alexandra Porter

HOME

LECTURES

PHOTOS

LINKS

 

Living with Christ

Edited by Alexandra B. Porter, Ph. D.

aum_morrar@netzero.net

Devoted to studies designed to aid the modern seeker to a spiritual reorientation in the Light of the Rosicrucian Wisdom.

This Website is hosted for free by Tripod.  We are not responsible by the banners at the top of our webpages.

 

 

 

 

Subscribe to livingwithchrist

Powered by groups.yahoo.com